9.12.05

III

Para Ana Rosa, Corín Tellado y todos/as aquellos/as
que operan a corazón abierto.


No,
no pienso volver a correr detrás de esa zanahoria,
lo siento por papá y mamá y por las costumbres
por la siesta diaria y el amor libre,
no volveré a correr jamás detrás esa zanahoria.
No.
Y lo siento, de veras que lo siento,
todos los boleros y los cantantes decadentes
de los destinos turísticos más selectos
todas las tardes de amor que pase en el colegio cantando
villancicos y las tardes de después escuchando
a John Lennon, lo siento por ellos y por mí.
Lo siento por San Valentín y los parques llenos de niños
pero el amor a estas alturas es como una rata,
o tal vez como el cadáver de una rata,
o mejor aún como la mierda que cagan las ratas.
El amor es como esos bichos que viven en
la mierda que cagan las ratas,
o como los bichos que viven en la mierda
que cagan los bichos que viven en la mierda que cagan las ratas.

No, no voy a volver a correr detrás de esa zanahoria.
Lo siento por el público y la crítica
pero poemas de amor de los bonitos ya no me quedan.

4 comentarios:

mariademallou dijo...

;) xenial. que lles den polo saco aos poemas de amor bonitos.
apertasgrandes

satine dijo...

O amor é unha enfermidade mental para a que aínda non encontraron cura. Deus me libre de querer tanto que precise un poema de amor que mo lembre.

Bicos enormes.

Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! »

Anónimo dijo...

This is very interesting site... »